Los efectos que produce la cerveza en el cerebro

La cerveza es una bebida alcohólica, que posee un sabor amargo, elaborada a base azucares obtenidos de cereales y granos, los cuales se fermentan en agua; generalmente esta bebida es de color amarillo, no obstante, existen otras variaciones donde esta puede ser de color negro, rojo y otros.

Además, según la marca, país y cultura, esta se puede fabricar de distintos modos, empleando diferentes ingredientes para su elaboración.

Sin embargo, esta bebida alcohólica ampliamente consumida, tiene un impacto en la salud de las personas, especialmente en la mente, impacto que muchos desconocen, y otros prefieren ignorar. Por ello, en este artículo hablaremos de los efectos que produce la cerveza en el cerebro.

El consumo moderado de alcohol afecta el cerebro

Según un estudio realizado por la Universidad de Oxford, el consumo moderado de alcohol perjudica el cerebro; incluso, el estudio afirma que para que los efectos negativos se desarrollen, solo basta consumir dos cervezas a la semana.

No importa que se tome, cerveza, vino, o cualquier otra bebida alcohólica, estas afectan a las células del cerebro, responsables de las funciones mentales. Por otra parte, los investigadores declaran que una persona que tome entre 8 y 12 cervezas a la semana, está tres veces más propensa al deterioro del lado derecho del “hipocampo”, el cual se encarga de la memoria y otras actividades como la lingüística; que una persona que ingiere alcohol.

Este estudio fue realizado a 550 personas, que fueron sometidas a un riguroso seguimiento de cada gota de alcohol que bebían en una semana, y que tenían dicha rutina por más de 30 años; posterior a esto, midieron el rendimiento cerebral de los individuos estudiados para obtener los resultados.

Afecta las funciones cerebrales

La ingesta de alcohol afecta de forma paulatina las funciones cerebrales, entre ellas, las emociones, los procesos de pensamientos, el juicio y la concentración; cuando se consume alcohol, este llega a la corteza cerebral, interfiriendo el normal funcionamiento del cerebro. Por ello, si una persona ha consumido alcohol, no está en la capacidad de trabajar, debido a que no desempeñará sus funciones correctamente; por esto, hay que procurar que cuando nuestro cerrajero vaya a realizarnos un trabajo, este esté en su sano juicio.

Provoca pérdidas del conocimiento

La pérdida del conocimiento es una consecuencia natural de beber cerveza, cuando se consumen grandes cantidades de cerveza rápidamente, los niveles de alcohol en la sangre suben vertiginosamente, generando desfallecimiento y pérdidas del conocimiento.

Limita el normal desarrollo en adolescentes

Cada día es más común ver consumidores de cervezas de corta edad, estos ignorando las consecuencias, consumen alcohol, sin saber que el mismo luego interfiere en el normal desarrollo del cerebro.

Un adolescente que ingiere alcohol, puede llegar a desarrollos déficits en la información verbal y no verbal, así como en el funcionamiento de visoespacial.

Por otra parte, estos jóvenes están más propensos a presentar dificultades de memoria y de aprendizaje.

Elimina las neuronas  

Ingerir cerveza o cualquier otra bebida alcohólica, evita la producción de nuevas células cerebrales, y reduce significativamente la cantidad de neuronas existentes en el cerebro; esto suele manifestarse en la edad adulta.

Existen otra gran cantidad de efectos de la cerveza en las personas, que van más allá del plano cerebral.