La invasión de las cervezas artesanales

Hay pocas cosas que unan tanto al mundo como el alcohol y de forma irónica no hay nada que lo separe y una a la vez que la cerveza. Este producto simple a base de granos fermentados y procesados es una de las bebidas más universales que podemos encontrar, pero a su vez es una de las mayores barreras entre los fanáticos que las beben de forma casi religiosa. Y la batalla solo sigue empeorando con la invasión de las cervezas artesanales.

Es que cada región de cada estado de cada país ha sabido desarrollar su propia mezcla y sabor para sus cervezas, naciones enteras se cubren bajo la identidad de una marca o denominación específica que a menudo causa disputas entre vecinos por la eterna frase de “mi cerveza es mejor que la tuya”.

Pero por si no fuesen suficientes soldados en la guerra, ahora se está dando un enorme auge de micro destilerías que apuestan cada una por sus propias cervezas, con sabores propios e identidad y elaboración artesanal, una nueva bandera por la cual pelear.

Para los catadores fanáticos de la cerveza que verdaderamente la disfrutan, saborean y saben apreciar, esto es sin dudas una victoria, pues mientras mayor variedad más se puede disfrutar, pero para los aguerridos que se identifican como una marca especifica, esto es una declaración hostil.

Es que como con la cocina, el realizar cervezas artesanales tampoco es algo fuera del alcance de las personas comunes y es por ellos que algunos han decidido dar el paso y formalizar sus bebidas como un pequeño negocio y poner su huella en el mundo cervecero. Hay que estar preparados, las cervezas artesanales están aquí para quedarse.